viernes, 3 de marzo de 2017

A un olmo viejo ( Antonio Machado)

A un olmo viejo

Machado en este poema nos presenta con total detalle el estado en el que se encuentra un olmo que solía ver a orillas del Duero cada vez que paseaba por allí. Nos lo presenta como un árbol pasado, desgastado por el tiempo, “hendido por el rayo” como se cita en el texto. Este olmo, tras la llegada de las lluvias y el sol que trae consigo la primavera, consigue que de sus ramas broten algunas hojas verdes. Machado se dirige a él, como si se tratase de una persona, para decirle que aún existe una esperanza de vida.

El autor adopta una actitud de optimismo. Aporta en el poema un mensaje de esperanza; mientras haya vida, existe una razón por la que luchar.


En cuanto a su intención, Machado deja ver sus emociones a través de un olmo viejo que incita a reflexionar acerca de cómo en cualquier momento se acaba la vida, e incluso al árbol más robusto le llega la hora de la muerte.  El paso del tiempo es irremediable. Machado consigue este ambiente gracias a distintas metáfora como:

El río que hace referencia a la vida, al paso del tiempo; el mar, que es el final de la vida, la muerte. Así como la “primavera” que es la esperanza de juventud. También son importante los “valles” y “barrancas” por los que transcurre ese río pues simbolizan los distintos obstáculos, y caminos por los que debes pasar en el transcurso de la vida y el más importante de los símbolos es el olmo, que simboliza a Leonor, su mujer que se encuentra enferma y deteriorada al borde de la muerte, pero que aún así tiene esperanzas en ella de que al igual que el olmo puede brotar de sus pequeñas ramas verdecidas ella se recupere.

En mi opinión todos los seres humanos sufrimos a lo largo de nuestra vida situaciones parecidas a las del olmo.  Nos encontramos ante problemas, ya sean físicos o psíquicos,  que nos llevan a pasarlo mal y a sufrir. Pero no debemos perder la esperanza en ningún momento. Tener una actitud positiva ante la adversidad nos permite soportar esos momentos de la mejor manera posible, ya que de otra forma podríamos terminar cayendo en la desesperación.


Al igual que necesitamos herramientas para arreglar aquellas máquinas que se rompen, nuestro cerebro funciona de una forma parecida. Debemos aprender a sobrellevar los problemas, levantarnos y seguir adelante por muy duro que sea, todo depende de nosotros. Para ello debemos creer que somos capaces de conseguir todo aquello que nos propongamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario