viernes, 3 de marzo de 2017

Generación del 98

Generación del 98

En 1898 se da un conflicto bélico entre Estados Unidos y España que se originó por la lucha de la independencia cubana y por los intereses económicos de Estados Unidos en la isla. Finalizó con la independencia de Cuba, Puerto Rico y Filipinas del dominio español.

Las noticias de la Independencia de gran parte del imperio colonial español en América se recibieron en España con indiferencia a principios del siglo XIX, pero con la pérdida de estos territorios tuvo un gran impacto en la conciencia española y se convirtió en un momento definitorio en la historia y cultura española en el siglo XX.

Esta situación generó el surgimiento de una generación de intelectuales que se preguntaron sobre la verdadera identidad, carácter y destino de su país. La guerra de Cuba fue el último acto de heroísmo imperial español. Con la pérdida de esta guerra se dieron motivos a los “regeneracionistas” y a los intelectuales liberales para atacar la política y poner de manifiesto el “engaño político en que vivía España”.

La derrota colonial fue el punto de partida para que un grupo de intelectuales impulsase un cambio de rumbo en la política nacional y en la mentalidad popular y se reclamaba una radical reforma sociopolítica a todos los niveles.

A finales del siglo XIX y principios del XX la sociedad española vivió una grave crisis y estaba inmersa en una gran depresión económica y social. El país tenía una administración ineficaz y corrupta, y el Parlamento no representaba a la ciudadanía.

A raíz de esta situación apareció un grupo de la clase media que quería presentar alternativas al estancamiento político y cultural proponiendo una “regeneración” nacional a nivel económico, político y social.

Los regeneracionistas se limitaban a apuntar remedios de tipo social, jurídico y económico mientras que los literatos de la generación del 98 representaban un amplio movimiento ideológico de renovación cultural y estética. Se busca una renovación espiritual de España, pero sin olvidar la importancia de una renovación social, teniendo en cuenta que los literatos son apolíticos.

Entre los autores destacaron :
Miguel de Unamuno y Jugo (1864-1936)
José Martínez Ruiz (1873-1967), alias Azorín ( creador del nombre de Generación del 98 )
Ramiro de Maeztu (1875-1936)
Pío Baroja y Nessi (1872-1956)
Antonio Machado y Ruiz (1875-1939)
Los cuales coincidían con tendencias ideológicas y estéticas semejantes. Rechazan el ambiente y las ideas tradicionales y buscan un nuevo estilo e ideal de vida, una imagen de España puramente personal y más intimista, no dependiente de la grandeza exterior, como en tiempos imperiales. Esta postura intimista les llevará a crear grandes obras literarias, pero también a chocar con la realidad socio-política de su época.

El odio por la tradición española los llevó a desarrollar 3 caminos para alcanzar la esencia auténtica de España :
 El paisaje de Castilla como símbolo plástico.
La historia interior de España, distinta a la España imperial.
La literatura española auténtica.

Al principio, la actitud política de los hombres del 98 era sólo un grito de rebeldía y de protesta contra la situación socio-política del país. La solución que se ofrecía era la de los “regeneracionistas”: reconstrucción interior del país, culturización y elevación del nivel socio-económico y europeización, reorganización de la cultura, de la agricultura y de la vida social del país. Su interés se concentraba en superar la etapa iniciada por Felipe II que se había cerrado a Europa con la Contrarreforma.

Pero de pronto, se dio un cambio de rumbo: la reorganización material de España y la europeización les parecieron remedios parciales para el mal nacional. Así comienzan a ver en el “espíritu europeo” el mal del materialismo y del racionalismo. El espiritualismo, antimaterialismo y antirracionalismo les llevó a comparar los valores espirituales españoles con los europeos.

El afán será buscar los valores propios españoles, los valores auténticos, los valores espirituales que distinguen a España de las demás naciones. Se busca la identidad que todavía no ha salido a la luz y Unamuno defiende que el pueblo necesita tener un sentimiento y un ideal propio de la vida y su valor.

Muchas de estas ideas serán asumidas por Primo de Rivera y todos los miembros del 98 excepto Pío Baroja evolucionaron hacia una extrema derecha o a un conservadurismo tradicional, aunque en el fondo siguieran siendo apolíticos.




Argumentos a favor del 98

A pesar de que en sus inicios no era un grupo especialmente politizado, tras el desastre de 1898 se agudizó la repulsa hacia todo aquello que lo había hecho posible y la exigencia de un cambio rotundo de la vida española. Pero mientras los “regeneracionistas” se limitaban a apuntar remedios de tipo social, jurídico y económico, los literatos de la Generación del 98 representaban un amplio movimiento ideológico de renovación cultural y estética.

Comienzan a ver en el espíritu europeo el mal del materialismo y del racionalismo. Su espiritualismo, antimaterialismo y antirracionalismo les llevó a acentuar los valores espirituales patrios frente a los europeos. HAY QUE IBERIZAR EUROPA. Clamará Miguel de Unamuno.

Los autores del 98 se preocuparon mucho más por la situación política de España, y formaron un grupo compacto con una ideología propia, evolucionando casi todos hacia posturas más conservadoras.

RECURSO: El pintor expresionista español José Gutiérrez Solana fue uno de los representantes de la Generación del 98, caracterizado por la religión y el tradicionalismo. Dedica muchas de sus obras a la estética que encierran las procesiones, la religiosidad popular y la fuerza que irradian estas costumbres españolas.

RECURSO: La obra Alma Castellana de Azorín, la cual expresa la necesidad y el deseo de volver a tener la grandeza social que se tuvo en El Siglo de Oro.

QUISIERON IDENTIFICAR LOS VALORES PROPIOS DE LA CULTURA ESPAÑOLA Y POTENCIARLOS PARA DEVOLVER EL ESPLENDOR AL PAÍS


CONCLUSIÓN

En conclusión, afrontar una crisis del modo en el cual pensaban los escritores y poetas de la Generación del 98 podría parecer una contraposición con el avance que se estaba consiguiendo con el avance del liberalismo en Europa, pero realmente lo que hizo grande a España, fue una ideología política y social más conservadora, con la que gracias a ella España era el imperio en el cual nunca se ponía el Sol.
Es por ello, que quizás actualmente, pleno siglo XXI, algunas medidas que propusieron estos pensadores o al menos acudieron a su duda, quedan totalmente negadas frente a la gran represión que se daría contra las bases de la sociedad, pero un modelo más asequible, podría ser útil… nadie habla de extrema derecha, pero sí eso de mirar un poco más antes por ti mismo, que por el de al lado, quizás, para poder subsanar esta crisis económica hay que facilitar más al español que al de fuera, centrarse dentro de nuestras fronteras, así hacen algunos países como UK, y su situación mejora diariamente. No hay más que decir, si de verdad queremos salir del agujero, primero habrá que centrarse en España, la diplomacia es algo secundario en estos momentos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario